top of page
  • Redacción Paradigma

¿Sufres de "FOMO"?

¿Te cuesta trabajo mantener una conversación sin revisar tu celular?, ¿Estás constantemente revisando mensajes y notificaciones?, ¿Te aterra la idea de quedarte todo el día sin conexión?, si sufres algunos de estos síntomas, puedes estar experimentando el “miedo a perderse de algo” o “FOMO”, contracción de la expresión inglesa “Fear of missing out”.

La presencia constante de los teléfonos inteligentes y su relación con nuestros hábitos de comunicación ha transformado nuestros comportamientos. Entre más crece nuestro apego por las redes sociales, más difícil es la idea de “desconectarnos” y por ello dependemos cada vez más de estos dispositivos para estar al tanto de lo que está ocurriendo.


Estudios recientes han descubierto que los efectos negativos asociados con esta dependencia excesiva del Internet, son similares a los de trastornos adictivos; esta condición se ha identificado como “Desorden de Comunicación por Internet” (Internet Comunication Disorder, ICD) (Wegmann, E., & Brand, M., 2016). Un estudio reciente, publicado en la revista “Addictive Behaviors Reports” encuentra que el miedo a perderse de algo o “FOMO” está relacionado con este desorden.


“FOMO” está asociado específicamente al estado emocional que se produce cuando sentimos que nos estamos perdiendo de algo. Se define como “la aprehensión persistente de que otros pueden estar viviendo experiencias enriquecedoras de las cuales uno está ausente” (Przybylski et al., 2013, p. 1842). En el mundo de la redes sociales, en el que estamos conectados constantemente, esta sensación es especialmente prevalente.


Algunas de las aplicaciones más frecuentemente usadas para comunicarnos como Facebook, WhatsApp y Twitter generan una conectividad constante y propician las condiciones para experimentar “FOMO”. En este entorno, los usuarios tienen acceso a una infinidad de fuentes de información en la que pueden dar cuenta de las actividades de otros y experimentar constantemente esa sensación de que se están perdiendo de algo.


"FOMO" se define como “la aprehensión persistente de que otros pueden estar viviendo experiencias enriquecedoras de las cuales uno está ausente”

Pese al riesgo real que representan los desórdenes asociados al uso de Internet, el estudio encuentra que quienes tienen una personalidad tímida y tienden a la ansiedad social, son más propensos a presentar este desorden. Como estas personas experimentan una alta gratificación al comunicarse en línea, su uso de servicios de redes sociales se convierte en un círculo vicioso “Los individuos revisan sus apps de comunicación más seguido porque no quieren perderse de algo y quieren ser parte de la comunidad. Pero, como consecuencia, experimentan los efectos negativos debido a un uso compulsivo de estas aplicaciones” (Wegmann, E., Oberst, U., Stodt, B., & Brand, M, 2017).


¿Cómo combatir el FOMO?

De acuerdo con Jhon M. Grohol, de Psych Central, es clave entender que las actividades de las que somos testigos en las redes sociales son presentadas de manera exagerada, esto lo hacemos siempre que publicamos contenido, para que nuestras vidas parezcan interesantes. Tener claro que lo que ocurre en estos espacios tiene un alto componente ilusorio, puede ayudar a lidiar con esa sensación.

Buenos hábitos de uso en las redes sociales y una gradual implementación de la interacción cara a cara puede contribuir a disminuir el “FOMO” , que en casos más graves se sugiere ser tratado profesionalmente.


Bibliografía

Przybylski, A. K., Murayama, K., DeHaan, C. R., & Gladwell, V. (2013). Motivational, emotional, and behavioral correlates of fear of missing out. Computers in Human Behavior, 29(4), 1841-1848.

Wegmann, E., Oberst, U., Stodt, B., & Brand, M. (2017). Online-specific fear of missing out and Internet-use expectancies contribute to symptoms of Internet-communication disorder. Addictive Behaviors Reports, 5, 33-42.

Wegmann, E., & Brand, M. (2016). Internet-communication disorder: It's a matter of social aspects, coping, and Internet-use expectancies. Frontiers in psychology, 7, 1747.


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page