top of page
  • Redacción Paradigma

¿Qué debe hacer un equipo para ganar el Mundial de Fútbol?

El fútbol despierta todo tipo de pasiones, especialmente en época de Mundial. Cada cuatro años, aficionados y expertos nos reunimos a celebrar los triunfos de nuestro equipo nacional y lamentar sus fracasos. Es en esos momentos cuando nos preguntamos ¿por qué a unos equipos les va mejor que a otros?


Tomado de: The Economist


En un artículo publicado en The Economist, se describe la creación de un modelo de análisis que contempla una serie de factores para determinar por qué un país tiene o no éxito en el fútbol. Después de todo, equipos de países pequeños como Islandia o Uruguay, sobresalen mucho más en este deporte que países grandes y ricos como China o Arabia Saudita. Otras naciones, pequeñas y sin muchos recursos como Senegal o Nigeria presentan mejores resultados en competencias internacionales que Canadá o Rusia ¿por qué pasa esto?


El modelo toma como base para su análisis, los resultados de los partidos de fútbol internacionales desde 1990 para estudiar una serie de variables y correlacionarlas con las diferencias de goles entre cada equipo. Entre estas variables se encuentran:


La riqueza del país


En el fútbol conocemos muchos casos “Cenicienta”, jugadores que empiezan desde cero, en condiciones de pobreza extrema, que se vuelven estrellas internacionales, pero lo cierto es que aquellos que crecen en lugares pobres deben atravesar obstáculos más grandes. En Senegal, los entrenadores deben alimentar primero a sus jugadores antes de entrenarlos y se estima que hay solamente tres lugares en todo el país con canchas de pasto.


La popularidad del fútbol


El estudio se alimenta de una información de 2006 suministrada por la FIFA en la que se determina la cantidad de posibles jugadores y equipos. Añade datos más recientes basados en las búsquedas en Google sobre fútbol entre 2004 y 2008, en comparación con otros deportes. Esta medición explica, por ejemplo, la distribución geográfica del interés por el deporte: En Africa, el fútbol se lleva el 90% de la atención, mientras que en Estados Unidos el interés es de un 20% y en Asia apenas de 10%.


Quizás el hallazgo más desalentador del estudio es que los factores que determinan el éxito futbolístico de un equipo nacional están por fuera del control de aquellos que administran el deporte. Los africanos no pueden hacer a sus países menos pobres y los asiáticos deben luchar fuertemente para incrementar el interés en el fútbol.


Sin embargo, el estudio sí arroja una serie de guías o lecciones que pueden seguir los países para garantizar el éxito de sus equipos:


1. Motivar a los niños y niñas a desarrollarse de manera creativa


El caso de países como Uruguay indicaría que la solución es poner a jugar fútbol a la mayor cantidad posible de niños y niñas para que desarrollen habilidades técnicas. En China, el plan de Xi JinPing es enseñar el deporte en 50.000 escuelas para 2025. Para los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008, China implementó un riguroso plan de entrenamiento, que llevó a los atletas chinos a lo más alto del podio en esa competencia deportiva. Pero lo cierto es que una dura y despiadada disciplina no siempre es garantía para el éxito, esto es claro en casos como el de Alemania Occidental y Alemania Oriental; los últimos entrenaban mucho más duro que los primeros, pero solo lograron clasificar a un Mundial de Fútbol de la FIFA, en 1974.


"En algunos países ricos esta estrategia está desapareciendo; los padres son más renuentes a dejar a sus niños jugar en las calles y por eso, coartan su pensamiento creativo y espontáneo"

La estrategia no es solamente hacer que muchos niños y niñas jueguen fútbol de manera intensiva, sino consiste en también enseñarles a desarrollarse de manera creativa. En muchos países, los jóvenes hacen esto por su cuenta: George Weah, jugador de fútbol y actual presidente de Libera perfeccionó su técnica al jugar con una bola de trapo en un suburbio pantanoso. En América Latina, el fútbol sala ayudó a perfeccionar la técnica de jugadores como Maradona, Messi y Neymar. Zidane, ex jugador francés, afinó sus habilidades gracias al fútbol callejero.


"el fútbol sala ayudó a perfeccionar la técnica de jugadores como Maradona, Messi y Neymar. Zidane, ex jugador francés, afinó sus habilidades gracias al fútbol callejero"

En algunos países ricos esta estrategia está desapareciendo; los padres son más renuentes a dejar a sus niños jugar en las calles y por eso, coartan su pensamiento creativo y espontáneo. La Federación Alemana de Fútbol ha tomado nota de esta necesidad y ha dedicado importantes esfuerzos a mejorar las técnicas de entrenamiento de fútbol, reforzando el instinto y la imaginación de los jugadores.


2. Identificar y cazar talentos


El reclutamiento de jugadores talentosos es una práctica más compleja de lo que parece. Muy pocas naciones se dedican a identificar y formar a los buenos jugadores. Lo grave de esto es que por mucho talento que tengan, pueden llegar a pasar desapercibidos.


Países como Uruguay o Islandia se han enfocado en apoyar a clubes de fútbol emergentes para que todos los niños y niñas tengan la oportunidad de jugar y ser visibles para los caza talentos. Esta estrategia es muy difícil de desarrollar para los países más pobres. No es que no haya talento, sino que no se aprovecha o no se identifica.


3. Aprovechar las redes globales del fútbol


Por sus relaciones coloniales con Europa, África occidental está en el centro de una red futbolística global que exporta jugadores talentosos de Costa de Marfil Nigeria o Senegal, que terminan sobresaliendo en clubes europeos. Darle la oportunidad a jugadores de estas regiones ha permitido fortalecer la plantilla de algunos equipos europeos.


El seleccionado francés, campeón en 1998, da cuenta del éxito de esta estrategia. Jugadores como Patrick Vieira, senegalés, fue clave para la victoria de este equipo, que contaba entre sus jugadores, con varios de origen africano. En ese mismo Mundial de fútbol, jugadores croatas destacados en las ligas europeas llevaron a Croacia hasta la semifinal.


4. Prepararse adecuadamente


Hay muchos aspectos ajenos al fútbol que impiden que un equipo pueda prepararse adecuadamente. Huelgas internas, inestabilidad política y económica, son algunos de los factores que perjudican el rendimiento de un equipo nacional.


Pero fuera de esto, la preparación técnica sí recae directamente sobre los jugadores. El equipo inglés históricamente había tenido malos resultados en cobros desde el punto penal; antes de 2018 había perdido en esta modalidad en seis de siete torneos internacionales. Luego de determinar que los jugadores tienden a fracasar en estos cobros por su impaciencia, la preparación se enfocó, desde la selección sub 17, en desacelerar esos impulsos y en disparos premeditados. Esta técnica pareció dar un resultado rotundo en el mundial más reciente, cuando el equipo inglés eliminó a la selección de Colombia en un partido que se definió por tiros penales.


Pero al momento de la definición, cuando se trata de jugar los partidos, toda esta planeación puede desvanecerse en un segundo. Una nación puede organizarse meticulosamente por años y aún así ser víctima de un mal arbitraje, una pelota que rebotó mal o un golpe de suerte que beneficia al adversario. Quizás por ese conjunto de cosas, es que el fútbol nos resulta tan atractivo.




Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page