top of page
  • Redacción Paradigma

Nubes de gotas de agua e incluso lluvia pueden existir en exoplaneta lejano

Una combinación de observaciones con telescopios espaciales y simulaciones sugiere que el planeta K2 18b tiene vapor de agua en su atmósfera, y podría ser el primer planeta que sostiene agua líquida, un ingrediente esencial para la vida. Conozca al detalle el descubrimiento.

"El vapor de agua existe en todas partes del universo", dice el astrónomo Björn Benneke de la Universidad de Montreal, quien reportó el descubrimiento potencial en un artículo publicado el 10 de septiembre en arXiv.org. "Pero no es tan fácil hacer agua líquida; se necesita la presión y la temperatura adecuadas. Eso es lo que hace que este planeta sea especial".

No es tan fácil hacer agua líquida; se necesita la presión y la temperatura adecuadas. Eso es lo que hace que este planeta sea especial, comenta el astrónomo Björn Benneke
Astrónomo Björn Benneke Fuente: iREx/umontreal

Cuando Benneke y sus colegas simularon el clima del planeta, encontraron que la región donde se condensan las nubes podría tener la presión y temperatura adecuadas para que se formara el agua líquida. Eso significa que las gotas de agua líquida podrían condensarse fuera de las nubes y llover, dice Benneke.


Benneke cree que las gotas de lluvia del K2 18b nunca llegarían a tierra firme. En cambio, llegarían a un punto en la espesa atmósfera del planeta donde la presión y la temperatura eran tan grandes que las gotas se evaporaban. Entonces el agua se elevaría de nuevo en la atmósfera, se condensaría en nubes y volvería a llover. "Hay un pequeño ciclo del agua", sugiere.

Tal vez las gotas de lluvia nunca llegan a tierra firme, en cambio, se evaporarían en un punto de la atmósfera. Entonces el agua se elevaría de nuevo, se condensaría en nubes y volvería a llover: Un pequeño ciclo del agua
Trabajo de modelización de K2-18b presentado por la Universidad College London. Fuente: M. Kornmesser/ESA/Hubble via AP

Pero el agua líquida, si existe en el K2 18b, no significa que nada viva -o pueda vivir- en el planeta. Su tamaño coloca al exoplaneta en algún lugar entre la circunferencia de la Tierra y Neptuno, lo que significa que no está claro si tiene una superficie rocosa donde la vida tal como la conocemos podría evolucionar. La mayoría de los exoplanetas de la Vía Láctea se encuentran en este rango de tamaño, pero es difícil saber si son super-Tierra rocosa, mini-Neptuno gaseoso o mundos acuáticos empapados (SN: 6/19/17).


Futuras observaciones con el telescopio espacial James Webb planeado por la NASA podrían determinar la cantidad de agua que contiene el K2 18b, lo que ayudaría a determinar su composición.


Fuente:

Tsiaras, A., Waldmann, I. P., Tinetti, G., Tennyson, J., & Yurchenko, S. N. (2019). Water vapour in the atmosphere of the habitable-zone eight-Earth-mass planet K2-18 b. Nature Astronomy, . https://doi.org/10.1038/s41550-019-0878-9



J.M. Simón Fernández

Equipo Editorial

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page