top of page
  • Redacción Paradigma

Milagros de choques eléctricos

Cada vez los científicos están más cerca de comprender la naturaleza de la depresión y desarrollar métodos mas eficientes para tratarla. Del mismo modo, los avances para la restauración del movimiento en pacientes con parálisis nos traen la ficción al mundo real.

Foto de Zoltan Tasi

El neurólogo Vikram Rao y la neurocientífica Kristin Sellers, ambos de la Universidad de California en San Francisco, y sus colegas estudiaron a 25 personas que estaban sometiendo a un tratamiento para la epilepsia que involucraba electrodos implantados en varios puntos del cerebro y los resultados alegran a la comunidad; El estado de ánimo depende de muchas partes del cerebro que trabajan juntas, pero las personas manifestaban sentirse mejor al estimular una región del cerebro que se encuentra justo detrás de los ojos llamada cortesa orbitofrontal lateraldebido ya que esta zona tiene conexiones generalizadas en el cerebro que pueden estar especialmente preparada para aliviar la depresión.


El estudio se centró en el estado de ánimo sólo durante la estimulación cerebral pero el equipo planea probar si el tratamiento puede tener efectos que duren más tiempo y en población no solo con puntuaciones de depresión moderada o severa sino también con usuarios que presenten indicios.


Por otro lado, buenas nuevas para los pacientes con parálisis porque más pruebas confirman que la estimulación de la médula espinal puede restablecer el movimiento voluntario en personas que hayan sufrido algún accidente fulminante.

El método consistió en un implante de generación de pulsos del tamaño de una caja de fósforos, Grégoire Courtine, neuroingeniero del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Lausana y coautor del nuevo estudio explica que, en lugar de hacer que el estimulador funcionara constantemente como en anteriores estudios, el sistema inalámbrico controló el instrumentos de modo que enviara pulsos específicos de electricidad a neuronas específicas en momentos precisos, coordinados con los movimientos musculares deseados.


Al amplificar las señales provenientes de las extremidades inferiores, mejoró la comunicación entre el cerebro y las piernas, lo que sugiere que pudo haber ayudado a restaurar o fortalecer las conexiones neuronales que se vieron afectadas en la causa de la parálisis.


Ambos equipos planean probar si la estimulación puede tener efectos de duración prolongada tanto en el cerebro como en pacientes con lesiones más recientes, personas con músculos activos tienen posibilidad de una recuperación más eficiente en menor tiempo.


FUENTES



J.M. Simón Fernández

Equipo Editorial

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page