top of page
  • Redacción Paradigma

Lo mejor de 2018: Predatory Journals

"La práctica de la ciencia premia de manera excepcional la honradez. Es característico de la ciencia que cualquier falta de honestidad conduce inmediatamente al desastre.”

B. F. Skinner (1953/1981)

Imagen: Jonas Allert

Desde la aparición de las primeras dos revistas científicas en 1665, Journal des Savants y Philosophical Transactions ofthe Royal Society, las publicaciones periódicas han sido el formato idóneo para presentar los descubrimientos mediados por el método científico.


Si bien es cierto que son las editoriales quienes necesitan de los autores, sabemos que elegir una revista y ajustarse a sus criterios puede llegar a ser un dolor de cabeza para los autores, así que han surgido editoriales que aprovechan para presentarse como las salvadoras de los investigadores.


Las denominadas Editoriales predadoras (Predatory journals) son revistas o editoriales que buscan a investigadores afanosos por publicar su proyecto (normalmente tesis de grado, según hemos identificado es el segmento que abordan estas firmas) para obtener beneficios económicos por los derechos de divulgación evitando los meticulosos requisitos para su aprobación. Señaladas de llenar su biblioteca virtual de basura académica sepultando los buenos y malos trabajos bajo un mismo sello lo que desemboca en la pérdida de la calidad y de su legitimidad en el entorno académico.


El problema radica en la falta de transparencia en los procesos editoriales y obviando etapas indispensables, como la revisión por pares, llevar a cabo prácticas deshonestas, plagio de contenidos y la suplantación del nombre de otras revistas.


Es necesario saber que muchas ponen por condición la cesión de derechos de explotación en forma exclusiva, es decir que, el autor queda inhabilitado de hacer uso y distribución de su producción incluso con fines académicos y probablemente nunca verá ganancias de su obra además de haber ganado a la larga desprestigio. El texto no pasa por corrector de estilo, ni de ortografía, no tiene diseño interno, todo depende del propio autor.

Tarde o temprano publicar en este tipo de editoriales va a pesar.

Si bien sus acciones no son ilegales, sí son antiéticas y perjudican la reputación del autor y el único beneficio que se puede extraer de publicar con ellos es la difusión. Así que conviene, si la meta del autor no es ser académico, ni dedicarse a la investigación y solo agregar un ítem a su Currículo.


De parte del grupo editorial, recomendamos:

  • Identificar el ISSN de la revista y verificar en Scimago su indexación.

  • Buscar el nombre de la editorial en la web, opiniones y comentarios al respecto.

  • Cuidado con cualquier revista perteneciente a Omniscriptum Publishing Group.

¿Se incluye la revista en la lista de editoriales predadoras conocidas?

Beall es bibliotecario e investigador en la Universidad de Colorado. Un destacado experto en identificación de conferencias depredadoras, ha dedicado innumerables horas y un gran esfuerzo para crear una lista detallada de estas conferencias

 

Después de recibir su primera invitación para dar una conferencia en China acerca de su más reciente investigación, Adam Ruben, Ph.D. científico en ejercicio, columnista mensual de humor científico y autor de Surviving Your Stupid, Stupid Decision to Go to Grad School. identificó elementos claves en los correos de organizaciones predadoras y decidió compartir una lista. Aquí el enlace: www.sciencemag.org/careers/2016/11/dubious-conferences-put-pose-symposium


Fuentes:

Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud www.acimed.sld.cu/index.php/acimed/article/view/996/608

MEDwave

www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/Perspectivas/Editorial/6858.act



J.M. Simón Fernandez

Equipo editorial jufernandez@poligran.edu.co

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page