top of page
  • Redacción Paradigma

Jaba Kagüi, semillero reconocido en Redcolsi 2020




Paradigma conversó con el profesor Ramón Aguilar y las estudiantes Laura Mesa y Melissa Urdaneta como equipo del semillero Jaba Kagüi que obtuvo reconocimiento en el XVIII Encuentro Regional De Semilleros De Investigación nodo Bogotá-Cundinamarca del 2020. Hoy, a puertas de una nueva convocatoria de la Red Colombiana de Semilleros de Investigación (Redcolsi) le preguntamos al equipo por su trabajo investigativo.


Ramón Aguilar (líder del semillero)

¿Qué es Jaba Kagüi?


El semillero Jaba Kagüi surge hace tres años, de la necesidad de la Facultad de Negocios Gestión y Sostenibilidad de trabajar por el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente de brindar a los estudiantes una alternativa de contacto con la sociedad y la realidad de la comunidad en torno a los ecosistemas estratégicos.


El nombre del semillero es para resaltar nuestras lenguas indígenas, las cuales se están perdiendo. Es una relación entre la madre tierra y el jaguar, el oso de anteojos, los frailejones, y la tingua bogotana; es una exaltación a nuestro conocimiento y el amor por el ambiente.


Las metas del semillero son la formulación de un modelo sustentable de integración con la comunidad y la proyección hacia la organización sectorial para la conservación y preservación de los recursos naturales, en base a la educación ambiental, especialmente a las personas más necesitadas. Jaba Kagüi está interesado en apoyar a la población con limitaciones cognitivas, que actualmente se ve excluida de programas educativos por falta de modelos pedagógicos que le permitan desarrollarse profesionalmente.


Tenemos varias líneas de investigación que son: educación ambiental en poblaciones vulnerables, estrategias de modelos ambientales en niños y niñas y cartografía social.


¿Qué proyectos están llevando a cabo?


Actualmente tenemos varios proyectos de educación como el de cartografía social ambiental en poblaciones vulnerables, gestión ambiental en huertas ecológicas urbanas y educación ambiental en poblaciones con algún tipo de discapacidad.


¿Quiénes hacen parte del semillero?


El semillero lo conforman estudiantes de varias carreras, pero la mayoría son del programa de Gestión Ambiental y Administración. También nos han acompañado algunos docentes de cátedra que han realizado valiosos aportes al equipo de trabajo.


Y el líder ambiental, Ramón Aguilar, que busca dejar en cada estudiante el mensaje de protección ambiental en la comunidad.


Indique cuáles son los resultados más importantes que ha obtenido el semillero

El principal logro del semillero es llegar a las comunidades vulnerables, enseñar el cuidado de nuestro territorio y los ecosistemas estratégicos, para así alcanzar una resiliencia social frente a los conflictos sociales que tenemos en Bogotá y la Sabana. Además, logramos acercar al estudiante con la realidad ambiental de Colombia y que sean capaces de lograr soluciones desde la academia.


También nos enorgullece haber participado en varios encuentros regionales como el organizado por la Universidad Uniagraria, Redcolsi, Politécnico entre otras.


¿Cuáles son sus recomendaciones para consolidar un semillero exitoso?


· El trabajo en equipo es fundamental.

· Comunicación, uno de los aspectos más importantes de nuestro semillero. Esto va de la mano con el hecho de que los miembros individuales del grupo de trabajo pueden tener que abandonar su zona de confort.

· La tolerancia en el logro de las actividades y el trabajo con la comunidad.

· Liderazgo por parte de los estudiantes

· El respeto, que al igual que la comunicación, es un ingrediente indispensable para el trabajo en equipo

· Un objetivo común: un semillero se convierte en equipo a través de una visión compartida.

· Una familia, saber que el objetivo del semillero estamos logrando los valores de familia que se requiere en educación.


¿Cuáles estudiantes se han destacado?

Melissa Urdaneta y Laura Mesa, que fueron las que comenzaron a realizar los aportes al semillero. A ellas les deseo una vida profesional muy productiva con el trabajo ambiental y con las comunidades. Doy todo el reconocimiento por su valioso trabajo.





Laura Mesa (gestora ambiental)

¿Cómo ha sido su experiencia como miembro del semillero?


Ha sido una experiencia gratificante y enriquecedora. Me ha permitido no solo aportar a mis conocimientos en el tema ambiental, sino que también apropiarme más de las condiciones en las que se encuentra el país y las poblaciones vulnerables que requieren mayor atención y cuidado.


¿Qué ha aprendido al ser parte del semillero?


Lo más importante de ser parte del semillero es poder darse cuenta de que desde las comodidades con las que contamos en casa y en la universidad, podemos aportar de gran manera en el cambio que se espera generar.


En general, si se busca cumplir con los objetivos del desarrollo sostenible, es indispensable impactar positivamente la educación y el aprendizaje tanto de niños y adultos.


¿En qué aspectos el semillero le ha aportado a su desarrollo profesional?


La participación en este proyecto ha generado en mí una nueva manera de ver los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que considero son realmente importantes para lograr un país más justo y equitativo. Este pensamiento genera la necesidad de buscar maneras de llegar al cumplimiento de dichos objetivos desde la casa, la universidad o el trabajo, hasta comunidades vulnerables y en condiciones que los hacen especiales frente a las demás personas.


¿Recomienda a los estudiantes participar en iniciativas como esta?


La recomendación principal es analizar de qué manera estoy impactando mi entorno o el ecosistema que me rodea y sé que desde allí quien lo haga encontrará una motivación para cambiar su forma de vivir y hacer las cosas como normalmente lo hacía. Después de esto, participar en iniciativas como Jaba Kagüi tendrán sentido totalmente y serán más relevantes.


Melissa Urdaneta (gestora ambiental)

¿Cómo ha sido su experiencia como miembro del semillero?


Siendo parte del semillero pude ampliar mis conocimientos y llevarlos a la aplicación de estrategias, las cuales desarrollamos en cada una de las actividades. Además de esto, ha sido una experiencia en la que he podido interactuar con compañeros, docentes y otras personas que siempre me enseñan cosas nuevas y adicionales a mi programa curricular.


¿Qué ha aprendido al ser parte del semillero?


He aprendido que la educación ambiental es un instrumento de inclusión de la sociedad, especialmente de personas vulnerables y con condiciones de discapacidad. Estos conocimientos mejoran su capacidad de resiliencia frente a las condiciones sociales y de pobreza.


Las personas con discapacidad a veces están lejos de las preocupaciones ambientales y los problemas de desarrollo sostenible porque su entorno está restringido por el hecho mismo de su vulnerabilidad. Esta exclusión social por discapacidad no puede ser una excusa para que no comprendan su entorno y se vean encerrados por sus condiciones territoriales.


¿En qué aspectos el semillero le ha aportado a su desarrollo profesional?


Ha aportado desde nuevos conocimientos hasta nuevas perspectivas ante el campo en el que puedo ejercer mi carrera ya que no solo puede ser útil desde puntos de vista técnicos, sino desde puntos de vista educativos, sociales y de emprendimiento.


¿Recomienda a los estudiantes participar en iniciativas como esta?


Recomiendo totalmente participar y hacer parte de este tipo de iniciativas ya que esto les aportara beneficios en el campo personal, universitario, laboral y de su formación en general. Además de que les permite enfocarse y crear nuevas perspectivas sin tener que crear investigaciones demasiado robustas o técnicas, basta con querer aportar algo desde nuestros conocimientos de una forma novedosa y, en nuestro caso, inclusiva.

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page