top of page
  • Redacción Paradigma

Dime con quien andas y te diré, que tan confiable eres

Si como académico te planteas publicar o divulgar tu trabajo, ten en cuenta que la utilización de fuentes confiables para tu artículo es un requisito indispensable para respaldar tu aporte. Muchos de los resultados de divulgación se convierten en virales en el mundo académico luego de una buena selección de fuentes y la correcta construcción de un aporte al conocimiento.


Las fuentes de información respaldan la publicación (indexación)


En primera medida se debe identificar el campo de estudio que se pretende analizar. Esta es una etapa inicial en todo proceso de comunicación científica, que derivará en la detección del problema de investigación, los objetivos generales y específicos, y la delimitación del marco teórico, así como la selección de la mejor metodología para desarrollarlo. Cuando hemos establecido el campo de estudio, debemos considerar las diferentes fuentes de la información. Dependiendo del ámbito en el que pretendemos desenvolvernos debemos contar con suficientes fuentes que tengan un reconocimiento entre la comunidad científica, lo que, valida la veracidad de nuestros planteamientos, puesto que las fuentes empleadas son de carácter secundario. 

Para transferir a nuestro producto este reconocimiento, es indispensable consultar referencias de calidad contrastada por un proceso de “evaluación de pares académicos”. 


Mi publicación es pertinente siempre y cuando utilice fuentes que aportan a los planteamientos


Otro aspecto fundamental, se plantea en la capacidad de asociación y conexión de las fuentes con los planteamientos que pretendemos defender. Solo los elementos que tengan una coherencia y se refieran a la temática pueden transferir las cualidades de asociación necesarias para explicar un tema. La selección de fuentes está supeditada a la necesidad de justificar mis planteamientos y sumarme a procesos de construcción colectiva para poder hacer un aporte.  


Reputación de las fuentes 


La reputación en el ámbito científico se encuentra estrictamente ligada al cuartil de indexación en el que la información se encuentra. Para muchos editores y autores esto es garantía de un trabajo minucioso que puedes ser verificable. Las fuentes provenientes de revistas indexadas tienen mayor relevancia, que las que no tienen indexación.

Por este motivo, si el interés está en publicar en revistas incluidas en un índice como Scopus, se debe tener en cuenta el cuartil de indexación de nuestras fuentes de consulta, para ser coherentes con el nivel al cual pretendemos acceder.

Vale la pena también, constatar cuales son los autores que mas aportan a la temática particular para tenerlos en cuenta dentro de nuestra citación.


Actualidad de las fuentes


Si bien, los teóricos de origen son el punto de partida de nuestros planteamientos, la construcción del conocimiento de acuerdo con el modelo constructivista nos obliga la revisión sistemática, controlada e intencional, orientada a la búsqueda de nuevo saber o evolución de los conceptos. Por tanto, es indispensable la inclusión de los últimos conceptos planteados desde los orígenes.


Es recomendable la utilización de fuentes de no más de cinco años de antigüedad. Desde luego esto no es una camisa de fuerza para el escritor, quien a juicio de su investigación deberá seleccionar los criterios más relevantes. 

Pero sí es una obligación de su parte, el revisar el estado del arte de los criterios para evitar caer en imprecisiones, dado que los conceptos, pueden ser reevaluados en el tiempo y carecer de relevancia.


Estado del arte del conocimiento


Una vez identificado el campo de estudio, el periodo de tiempo a analizar y seleccionadas las fuentes de información. Es indispensable determinar criterios de búsqueda. Para una búsqueda en bases de datos como Scopus, SciElo o Redalyc, deberemos concretar una ecuación de búsqueda consistente con las temáticas abordadas y lo suficientemente amplia para incluir todas las tendencias y criterios que la modifican. Por último, es conveniente desarrollar una prueba piloto, antes de realizar la ecuación final para depurar y mejorar nuestra base de datos de investigación antes de iniciar a escribir. Este estado del arte nos referencia los criterios de inclusión y exclusión de los conceptos que soportarán académicamente lo que pretendo sustentar.


Tendencia de la investigación


El análisis de la base de datos, también nos entrega indicadores que permiten determinar la pertinencia e interés de una temática, además nos muestra los principales autores y revistas que están publicando sobre nuestro interés, y las tendencias anuales de interés sobre un tema específico.  


Analizar la información de estos resultados, puede darnos una idea sobre la vigencia y actualidad de un tema de investigación. Puede indicarnos el camino para seleccionar la revista para su publicación y por que no, puede ayudarnos a que los editores estén mas tranquilos con el aporte que hacemos. Dado que la rigurosidad y buen juicio, metodológico orientan el escrito a buenos resultados y aportes.


Por: Eduardo Norman


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page